Profesores de español

Conoce a nuestros profesores de español

 

 

Rafa: Con más de 25 años de experiencia en la enseñanza del español, afirma que aunque su trabajo es exigente, nunca se siente cansado, porque sus alumnos le dan energía nueva y le inspiran cada día. Enseñar un idioma es para Rafa abrir un mundo nuevo a personas que desean conocer,  no solamente la lengua, sino también la cultura y la forma de vida del pueblo que la habla.


Nunca me he cansado de mi trabajo, pues nunca hago cosas rutinarias. Es un trabajo muy dinámico donde conoces a mucha gente de diferentes países, diferentes edades e intereses y, sobre todo, de muchas culturas, donde no solamente yo enseño, sino que también aprendo de mis estudiantes.


Cuando Rafa no da clases, le gusta viajar, el cine, especialmente el clásico, la literatura actual, estar con sus amigos y con su familia, y sigue con pasión a su equipo de fútbol favorito, el Málaga C.F.


Pilar: Con muchos años de experiencia en la enseñanza del español, las clases de Pilar son siempre muy dinámicas. Basándose en el método comunicativo, la profesora siempre intenta dar lo más atractivo de su idioma y de su cultura lo que motiva a todos sus alumnos a hablar español desde el primer día de clase.


 Me gusta mucho sorprender al estudiante y de pronto, si hemos dado un tema de gramática o estamos trabajando en una actividad en la clase de conversación, dejarle sin material y que el propio estudiante utilice todo lo que sabe y de  forma espontánea. Es muy importante lo que uno aprende en la clase, pero también, y casi más, lo que aprende fuera y fuera no hay libros. El alumno tiene que utilizar todo en la práctica.


A Pilar le gusta mucho el cine de Fernando León y poesía de Federico García Lorca. En su estantería el lugar número uno lo ocupa “La sombra del viento”, uno de sus libros favoritos.

 


Profesora Carolina

Carolina: De niña ya quería ser profesora. Cuando se puso a enseñar, su trabajo se convirtió en su verdadera pasión y ya lleva más de 12 años impartiendo clases de español. Admite que es un trabajo muy vocacional y que lo que más aprecia en él  es la posibilidad de relacionarse con la gente.


Yo siempre intento, en primer lugar, averiguar qué parte de la realidad les interesa más a mis estudiantes, pues considero que allí es dónde el profesor debe centrar su atención. Pienso que la lengua, ante todo, se aprende por interés y por motivación. Lo que más me gusta es relacionarme con gente extranjera y poder ayudarles a aprender cosas que les interesan.


De sus alumnos habla siempre con entusiasmo y les contagia su alegría y pasión por la lengua. Para Carolina el lenguaje siempre debe tener un contacto con la realidad, por eso siempre pone todo su esfuerzo para que las clases estén lo más conectadas, dentro de lo posible, con la lengua viva. En su tiempo libre le encanta leer, hacer deporte y paticipar en las actividades culturales de Málaga. Su libro favorito es “Juegos de la edad tardía.” de Luis Landero y en cuanto al cine, sus ídolos son José Luis Berlanga y Fernando Fernán Gómez.


Ana: El subjuntivo no es tan malo como lo pintan. Imparte clases de español desde hace ya casi 15 años. Ana utiliza distintas metodologías docentes y puedes estar seguro de que después de sus clases,  el subjuntivo ya no tendrá ningún secreto para ti.


 Como a mí me gusta tanto aprender idiomas, especialmente por lo que supone de aprender otra cultura, creo que enseñar mi lengua es también enseñar mi cultura, mi manera de ver el mundo de la manera en la que yo lo he conocido.


A Ana le encanta aprender otros idiomas y, quizá por ello, puede entender perfectamente las dificultades con las que se encuentra  un estudiante de idiomas para así  superarlas con mayor eficacia. Entre sus intereses figuran  también el arte, el cine, la literatura,  en especial la de sus escritores favoritos: Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa.


Tamara: A pesar de que ha empezado a enseñar hace pocos años, la experiencia de Tamara en este campo está siendo intensa ya que ella ha enseñado el español no solo en España, sino también en el extranjero debido a su profunda pasión por los viajes.


 Me gusta enseñar de manera integral todas las habilidades de la lengua como un todo y no como habilidades incompatibles. Eso sí, el enfoque comunicativo es mi sello personal. Para mí los alumnos representan otro estímulo ya que me motivan con su capacidad de superación.


Desde el punto de vista cultural, Tamara añade que le encanta leer y ver películas y series televisivas. Por un lado, le gusta compartir su pasión por las series españolas con los alumnos extranjeros para que ellos también puedan apreciarlas; por otro lado, su interés por las otras lenguas nace de la curiosidad hacia las culturas extranjeras y en particular por el cine extranjero.